Noticias

Derecho Humanistas

Chihuahua Chih. México

Noticias

Derecho Humanistas

Chihuahua Chih. México

El derecho humano a la información y la censura horizontal

Entrevista con el Dr. Javier Contreras, catedrático de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Chihuahua.

El periodismo y la comunicación están íntimamente ligados a Javier Contreras en Chihuahua, filosofo de formación y reconocido periodista a nivel local y nacional, catedrático de la Universidad Autónoma de Chihuahua, en la Facultad de Filosofía y Letras.

Lo contacto porque me interesa el tema del derecho a la información como un Derecho Humano, creo que es uno de los personajes que puede platicar sobre este tema, hace un par de meses lanzó su más reciente libro “La Censura Horizontal, el Gran Tribunal”. En este trabajo, prologado por Ignacio Solares, y que ya fue presentado en varias ciudades de nuestro Estado, explica el cambio tecnológico y el manejo de la información, pero lo más importante viene en la contribución de Contreras al análisis de la información en la época digital, en ese salto que se dio de los medios tradicionales a los “nuevos medios” dominados por internet primordialmente como lo son las redes sociales.

Mis preguntas iniciales fueron sobre el derecho a la información, y el cómo se ha modificado esto a lo largo del tiempo, específicamente de los medios tradicionales a las redes sociales. Sobre cómo se ligaba esto con su libro, fue así que platica se tornó hacia el concepto de la “Censura Horizontal”, esa censura horizontal que es el tema que más llama la atención del autor. Para Javier Contreras, el acceso a la información no es tan sencilla como pareciera, en un mar de datos en la que todas nuestras pantallas (celular, computadora, televisor) se llenan de datos nuestro sistema colapsa inevitablemente, y si hablamos directamente de las redes sociales, principales generadoras de contenido en estos días son agentes aparentemente sin reglas. Es así que nos encontramos ante un exceso de información, un mar de datos en los que muchos son falsos, otros verídicos, muchísimos tendenciosos. Es en este sentido, para Contreras el comunicar se ha modificado, anteriormente la censura podía venir directamente de los medios como la radio, la televisión, los periódicos, de los gobiernos, del poder como lo entendíamos hasta hace unos años, hoy en día no funciona de esta manera, estamos ante una censura de nosotros mismos en la que si queremos opinar sobre el tema top, nos exponemos a un posible linchamiento de nuestros pares, es así que plataformas como Twitter se han convertido en espacios en los que literalmente se pueden destruir vidas. El resultado de este ejercicio es que las personas nos vemos forzados a consumir y a crear contenidos que son sometidos a escrutinio público, muy al estilo de lo ocurrido en las ejecuciones publicas de antaño en las que en las plazas publicas, cuando se ejecutaban personas bajo la mirada, e ira, de las personas que acudían a pedir sangre arrojando cosas.

En este escenario se encuentra la cuestión para el autor, en un medio comunicativo convulso, movedizo en el que todos y todas pueden opinar, sean o no expertos sobre los temas, se puede apoyar o crucificar sin ningún miramiento, con o sin un fundamento. El resultado es que las redes sociales hoy son el gran tribunal, desde Instagram, Facebook, Twitter o Tik Tok se hace política, negocios, debate, sin un arbitro, sin aparente censura más la que salta al momento de expresar una idea, que sea o no verdadera, que no agrade a la mayoría. Estamos ante la censura del odio, de la opinión fácil, sin fundamento, en el que el político hace videos o imágenes en tiempo real, en una realidad digital que se confunde con la realidad misma.

Es así que Contreras, utilizando primordialmente a Marshall McLuhan teórico de la comunicación, nos hace voltear la mirada, para él la solución no es satanizar las redes, la internet, los aparatos, sino el tener una dieta mediática que nos permita tener un juicio para el consumo de la realidad, primordialmente de la digital. A razón de la verdad considero este es un consejo adecuado y pertinente, no solo para los individuos sino para el ejercicio mismo de actividades de primera necesidad como lo es la comunicación y el periodismo. Hoy por desgracia, en aras de ganar la primicia en tiempo real, no hay contraste de fuentes, en muchos casos no hay fuentes mas que un post de redes, de una pagina sin sustento.

Al final el tema de la entrevista resultó generar en mi una actitud de reflexión y de repensar si realmente como lo dice la carta de los Derechos Humanos estamos siendo beneficiados con el acceso a la información, muchos pensaríamos que si, pero ¿qué información?, al final toca la selección, la conciencia razonada y la formación de un criterio propio.
Contreras nos deja el tema y toca a todos y todas su revisión, formar nuestro algoritmo digital para nuestro beneficio, no a nuestro perjuicio, y vigilar y acompañar lo que hacen nuestros medios tradicionales, porque hasta ellos se están nutriendo con esta nueva “Censura Horizontal” de la que habla Contreras.

Por lo pronto no queda más que agradecer la entrevista a Javier Contreras pero más a ustedes por su atenta lectura, hasta la próxima.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad