Noticias

Derecho Humanistas

Chihuahua Chih. México

Noticias

Derecho Humanistas

Chihuahua Chih. México

El patrimonio como derecho humano.

Para esta primera edición de lo que será una serie de entrevistas relativas a los Derechos humanos con personajes dedicados a la función pública y el activismo social decidí comenzar con el Antropólogo Jorge Carrera Robles, él ha ocupado un número importante de puestos en la administración gubernamental de la cultura y desde hace años está encargado del Centro Chihuahua del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Antropólogo Jorge Carrera Robles, delegado del INAH

La intención de la charla es que nos platicara sobre una serie de publicaciones que el INAH está lanzando en coordinación con la Secretaría de Cultura y algunas presidencias municipales, relativas al patrimonio cultural regional del Estado de Chihuahua. Nos dimos cita en el café Kaldi, que dicho sea de paso es un lugar ideal para hablar de cultura y arte. Al inicio de nuestra charla Jorge Carrera expuso sobre la intención de sacar publicaciones especificas patrimoniales chihuahuenses y para ello se dividió el territorio estatal en 8 zonas. Es así que la intención era generar en libros una discusión sobre lo que es patrimonio cultural, entendiendo esto como “expresiones materiales e inmateriales, artísticas, tradiciones y costumbres”, los libros se llaman “Raíz de Desierto”.

Detuve un poco al Carrera para que primero cuestionarle sobre lo que se entiende como patrimonio en el Estado de Chihuahua, pero además lo que se entiende del concepto de cultura a lo que argumentó que la cultura es un Derecho Humano y que sus expresiones están contenidas y expuestas, en este caso por el INAH, en museos y zonas arqueológicas, y que en ellos se desenvuelve su reflexión, difusión y preservación. Dichas acciones requieren un trabajo constante desde las instituciones culturales mostrando a la comunidad el patrimonio y ante todo que se preserve, como es el caso de Chihuahua en el que se cuenta con 5 zonas arqueológicas y dos museos manejados por el instituto, los cuales hablan del patrimonio, lo que da la oportunidad de que las personas aprendan de su cultura. Carrera continúa argumentando que algunos personajes a lo largo del tiempo han confundido que los museos y sitios patrimoniales pertenecen al funcionario o la institución, y no se ha puesto al servicio de la comunidad, es por ello que publicaciones como “Raíz de Desierto” son importantes.

Luego de que Carrera nos argumentara esto le pregunto del proceso para la creación de estos libros, los cuales me dice que cuentan con más de 100 cuartillas cada uno. Es así que narra que son textos muy interesantes, ya que llevan fotografía, poesía y textos desde los personajes, fotógrafos y creadores de las regiones. A la fecha se llevan dos de las ocho regiones ya publicadas, una que es la región de Paquimé y otro de la zona de Delicias, en las cuales se plantea que sean publicaciones abiertas para todas las personas, es decir jóvenes y público adulto.

Las ediciones de estos libros dedicados enteramente al patrimonio cultural tienen la finalidad de ser promovidos por los autores y participantes en general, y explica Carrera que funcionan con un capital semilla, es decir que las Secretarias de Cultura federal y Estatal, y el INAH, ponen una primera edición pero luego es labor de cualquier interesado continuar con posteriores impresiones. En el futuro vendrá el turno de los libros de los llanos centrales, que abarcan 12 municipios entre ellos Cuauhtémoc y posteriormente el cuarto libro vendrá la región sur del estado donde se cuenta con una riqueza histórica en lugares como Santa Bárbara.

Como parte final de la entrevista Carrera mencionó que los libros que ya están en circulación se pueden encontrar en la Secretaria de Cultura, en particular en la biblioteca Carlos Montemayor, y no dejó de señalar la importancia de estas publicaciones como un mecanismos para el acceso a la riqueza patrimonial.

Luego de despedirnos me quedaron algunas reflexiones en la mente, por ejemplo la efectividad del formato del libro impreso para la circulación de la información y más si se trata de contenido patrimonial, sin duda es valioso cualquier acción que lleve a difundir la cultura y en particular algo tan cotidiano como lo es el patrimonio pero sin duda el trabajo de los creadores de estos libros tienen que romper fronteras de un formato editorial y de entrada ya lo están haciendo presentándolo en la Feria del Libro de la Frontera. Por otra parte queda claro que los museos, teatros y zonas arqueológicas son de todos y de todas, y en este sentido los “administradores” de la cultura desde los gobiernos deben encontrar nuevos mecanismos para el cumplimiento de la cultura como un derecho humano. El sistema económico y de consumo actual hace que las vías tradicionales de transmitir cultura deben modificarse, es más, si nos vamos más lejos las instituciones deben de repensar el concepto de llevar programas y eventos, talleres y obras de teatro a las comunidades, ya que nos estaríamos enfrentando en pleno siglo XXI a una imposición cultural, al acostumbrado paternalismo, un viejo y gastado formato de llevar cultura que poco a poco está cambiando en las nuevas generaciones de creadores, promotores y artistas. Se deben de crear alternativas atractivas en una era digital de redes sociales de socializar la cultura, el arte y en general el patrimonio tangible e intangible. Para conseguir eso se deben de revisar el quehacer del gremio cultural, cambiar la cultura del premio y de la beca y utilizar los pocos presupuestos destinados a la infraestructura y aspectos culturales, y acá aclaro que para nada se demerita la creación de estos libros, al contrario son de suma importancia y deben quedar como testigos de las condiciones de nuestro patrimonio para nuestros años, solo estamos llamando a la creación de canales alternativos usando esta y otras valiosas informaciones de nuestra cultura.

Es mucho el trabajo por realizar, mucho el camino por caminar, pero solo si se recorre juntos, anexando las problemáticas actuales se conseguirá la consecución de las metas, que al final son comunitarias, al final es lo que nos hace comunes a todos y todas.

Es así que, en hora buena por la creación de estas publicaciones, por el trabajo emprendido en estás ediciones por el INAH y las Secretarías de Cultura tanto estatal como federal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad